lunes, 16 de abril de 2007

LAS COMIDAS QUE ODIAMOS

Hoy en día tenemos la libertad de comer lo que queramos, si no te gusta el menú de un restaurant o "restorán" simplemente te vas a otro local, en su defecto caes una vez y no vas más, o pórque la comida no te gustó o pórque el ambiente no es agradable, pero cuando eras un niño te tenías que comer lo que te servían... si no venía el sermón "!!! hay niños en africa que no tienen que comer !!!" ante lo cual pensabas... entonces mandemosle esta wea a ellos !!!.
En una de esas ocasiones conocidas como "almuerzo de domingo" nos sirvieron... porotos con riendas (vale decir que yo tenía unos 7 años y mi hermano 8) y mi madre al ver el poco interés que poniamos en la comida nos advierte "no se levantan de la mesa hasta que se coman todo" y asi pasó 1 hora.. 2 horas.. 3 horas y mi vieja no daba su brazo a torcer, ya con los porotos hechos costra XD veo un frasco de sacarinas en la mesa y con el angel malo que todo cabro chico lleva dentro le planto una sacarina al plato de mi hermano para hacerle más terrible la agonía... El muy mamón le da una cucharada y dice: "mamá están malos" y va mi vieja... los prueba y dice: si, están malos, vaya a ver tele no más... y mirandome me dice.. tú.. termina de comer.
hay que ver que el karma se demora menos que el transantiago en llegar