miércoles, 22 de agosto de 2007

INYECCIONES ESTETICAS...PELIGROSA OBSESION


Así se titulaba el reportaje del programa contacto (canal 13) el cual puso nuevamente a la palestra los casos de mujeres, quienes obsesionadas por mantener la belleza se ponen en manos de personas inescrupulosas que ofreciendo la panacea por un valor menor al que se encuentra en clínicas dedicadas al rubro frívolo de "la belleza express".
Juana es una mujer que confiando en una cosmetologa recibió inyecciones en sus pechos; resultado... la extirpación de mamas a causa de la infección causada por el producto (de dudosa calidad).
Claudia quería labios más gruesos y mayor volumen en sus "nachas" el resultado fue desastroso, la sustancia inyectada se expandió de manera peligrosa (quizá que porquería le inyectaron).
Pero no es a causa de solo 1 inyección... es toda una sesión con varios pinchazos de: Botox, ácido hialurónico, biopolímeros, colágeno, extracto de alcachofa, centella asiática y silicona líquida (dependiendo de lo requerido y el dinero). El gran gancho de esto es el bajo valor del tratamiento, si bien estas personas (cosmetologas y a veces ni siquiera eso) aseguran que los productos son certificados y obviamente conocen la baja calidad, los administran sin remordimientos, todo sea por ganarse unas lucas sin importar el sufrimiento que se causará.
A mi parecer esta vez los grandes culpables son los "pacientes" pues si no se compran esos zapatos chinos de 3 lucas... ¿porque dejan invadir su cuerpo con estos productos?, que solo por el valor son sospechosos.
Refiriéndose a este tema el seremi de salud Mauricio Osorio reconoció que existe falta de fiscalización en centros de estética o cosmetología (por fin reconocen algo) y por tanto actúan en forma clandestina, los infractores se exponen a cargos por ejercicio ilegal de la profesión (obvio, no me imagino a un zapatero trabajando como arquitecto), dejando claro que las(os) cosmetologas(os) pueden realizar terapias con productos naturales, y/o cosméticos, pero en ningún caso utilizar farmacos o soluciones inyectables.
Por último sólo me queda recomendar encarecidamente, no lo hagan, y tampoco permitan a alguien que conozcan someterse a estos tratamientos de bajo costo... que a la larga saldrán carísimos (económica y emocionalmente), si deciden inyectarse, operarse o realizarse cualquier intervención de este tipo haganlo como corresponde, poniéndose en manos de un profesional serio (léase médico) e incluso en esta situación pidan antecedentes del médico en cuestión (colegio médico) y exige las credenciales del profesional.

1 comentario:

Marlena Cartman dijo...

Siempre me han llamado la atención este tipo de reportajes, pq uno no tiene idea a lo q el ser humano puede llegar con tal de verse "mejor". Lo terrible del caso es que aún después de muchas historias, muchos reportajes, las personas que salen damnificadas en su cuerpo, autoestima y demases, sigan excusándose diciendo que "es que no sabía", "es q una amiga mía se hizo lo mismo y no le pasó nada", no todos los cuerpos reaccionan de la misma manera.
Aún tengo en mi memoria un programa mexicano q trataba del tema en los travestis de ese país, que se inyectaban aceite de comer en el trasero para lucirlo más.
Juerte.